Viviendo entre narcos

09.06.2008 @ 13:04 \01\Mon, 09 Jun 2008 13:04:49 +0000\49 +0000 UTC

Este artículo de El Mural me hizo recordar un poco Uruapan del Progreso

Los vientos del narco bajaron de la Sierra y ahora soplan en esta ciudad.

De la leyenda urbana de que el “Chapo” Guzmán se pasea en moto por el centro histórico, pasaron al hallazgo de cabezas humanas en hieleras frente a un minisúper con letreros de “¡Ya llegamos!” y “Para los amigos del Chapo”.

En la capital de Durango la presencia del narco se respira, sus ejecuciones salpican, su cultura contagia. Los taxis dan el menú y las tarifas de la droga, las maquiladoras no presumen el ISO 9000, sino la “Certificación de Empresas Libres de Adicciones”.

Igual en Uruapan se sabe a qué narco le pertenece qué propiedad o negocio:

En el restaurante “Mar y Tierra El Grande”, donde supuestamente hace unos meses comió “El Chapo”, la mitad de las mesas están vacías.

Están reservadas para un hombre de botas azules de piel exótica, pantalón de mezclilla, cinturón piteado y con sombrero que llega en una Ford Lobo negra 4 x 4, sin placas de circulación, con una mujer y dos niños.

Restauranteros de la zona afirman que el sitio es de Elsa Correa, la ex pareja de Sergio Enrique Villarreal, alias “El Grande”, un ex policía ministerial de Coahuila y ahora lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva “El Barbas”.

Según la PGR, “El Grande” controla desde 2003 la plaza de Durango para ese capo del Cártel de Sinaloa y de él es el estilo de decapitar a sus enemigos.

Y al igual que en la perla del cupatitzio, los narcos tienen los mismos rituales de apareamiento:

La cultura del narco también se contagia. Los jóvenes buscan “ligar” dando vueltas a la Plaza de Armas al frente del volante de una Ford Lobo 4 x 4, una Escalade o una Hummer.

Se presentan de troca a troca y un buen rechinido de llantas puede marcar el inicio de una conquista.

Ahora, respecto a la comunidad “Nombre de Dios” (yo no le puse el nombre) las cosas son un poco distintas:

La balacera entre “Zetas” y sicarios del Cártel de Sinaloa en la comunidad de Nombre de Dios se quedó en el recuerdo colectivo como si hubiera sido un espejismo que no quieren ver nunca más.

Sentado frente a la iglesia de este pueblo, fundado por jesuitas, don Pablo termina de sorber un ceviche de jaiba y jura que los narcos no eran de ahí.

“Este pueblo no le interesa al narco… ni al Gobierno. Aquí no hay movimiento de dinero, no hay progreso, no hay trabajo. Sólo iban de paso”.

Eso sí, en Uruapan no ha habido un enfrentamiento así (y creo que en Colombia tampoco):

Ese día los pistoleros se enfrentaron con lanzagranadas, fusiles Barret antiaéreos y antiblindaje y rifles automáticos AK-47; dejaron un reguero de 8 muertos y 12 camionetas abandonadas, 6 blindadas y unos mil cartuchos útiles.

La Policía del pueblo tiene apenas 34 agentes, pero se dividen en dos turnos, así que cada día la fuerza real de la corporación es de 17 agentes que usan pistolas 9 milímetros o revólveres 38 de seis tiros; sólo tienen tres rifles AR-15.

“Con esas armas ¿cuándo nos vamos a poner enfrente? Ellos traen todo el arsenal que quieran y camionetas blindadas”, dice el comandante.

7 Responses to “Viviendo entre narcos”

  1. Johnny Says:

    jajajaja “tumbate ese rollo” diría un amigo de mazatlán, lo que en castellano sería algo así como “no inventes”, cómo que ni en Colombia se han dado así…

    Wachen como se las gastan en Colombia:

    http://www.ipsnoticias.net/_focus/avina/matanza_bojaya.asp

    119 muertos civiles inocentes de un ranchito de sólo 1000 habitantes.

  2. Carlos Says:

    El “problema” que tenemos en México es que los narcos no están unidos (gracias a Dios) es una peleadera entre cárteles y ejército… Ahora que sí los cárteles se unieran y fueran todos contra el ejército ahí sí se armaría la gorda jeje

  3. Johnny Says:

    En efecto, sería el pandemonium.

    Digamos que lo que nos está salvando ahorita de que se ponga esto como castillo de pueblo con artos ‘buscapies’ es que se separaron los brazos armados de los grandes carteles y quieren el control, tons se están dando hasta con el sartén entre ellos. Si fueran una sola entidad los narcos pues sí estaríamos bastante mal y necesitariamos la ayuda de Iron Man, o varios Iron Men:

    http://www.eluniversal.com.mx/nacion/160029.html

    Chales, si el Leonidas chili version, el General Pedro Anaya, hubiera contado con esa cantidad de balas, los gringows no estaría aquí (en chapultepec puesn para los que no se acuerden de : SI HUBIERA PARQUE NO ESTARIA USTED AQUÍ).

  4. samantha Says:

    por aki en durango ya se escucha q encontraron muerta a elsa correa en el salto decapitada con un msj q decia por darle de comer a los cerdos…

  5. DEMONIO DE TORREON Says:

    Que se sabe de Sergio Villareal quien era quien supestamente controlaba Durango, todavia esta con Sinaloa o ya esta con los zetas?

  6. rpina1 Says:

    Lo último que se supo de Sergio Villareal fue que estaba en San Francisco, dandose una vida de dandy y disque trabajando en un Internet startup


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: