Masiosare: un extraño enemigo

30.07.2008 @ 10:04 \10\Wed, 30 Jul 2008 10:04:11 +0000\11 +0000 UTC

Me llegó este mail, que probablemente no ha de tardar en llegarles (si no es que ya lo hizo), titulado “MASIOSARE: UN EXTRAÑO ENEMIGO” por Juan Miguel Zunzunegui. Es acerca de la filosofía e idiosincracia del mexicano. Está un poco largo, y al principio es el típico, aunque no deja de ser cierto, “estamos como estamos porque somos como somos”. La mejor parte del mail, creo yo, es cuando explica toda la historia post-independencia del país en unos 2 o 3 párrafos (resumen: fue una matadera por el poder). Aquí el extracto de esa parte:

Hace cien años decía Porfirio Díaz: la razón por la que le va mejor a Estados Unidos es que una vez que alguien gana la presidencia, el pueblo y los políticos se le unen para trabajar por la nación. En cambio en México, en cuanto alguien toma el poder, todos, enemigos y antiguos amigos, se ponen en su contra. Eso fue hace cien años y pudo haber sido dicho ayer. Mexicanos al grito de guerra… pero entre nosotros. Y este es el meollo del asunto, nos atacamos entre todos cuando deberíamos unirnos porque es una costumbre histórica heredada de generación en generación. Cuando México firmó su acta de independencia, el 27 de septiembre de 1827, nuestro primer día como nación libre, comenzaron los golpes. Unos querían un imperio, otros monarquía. De ellos, cada quien con un rey distinto, Otros más se decantaban por la república, pero unos la querían federal y otros centralista. Eso nos hizo pelearnos todo el siglo XIX. Cuando por fin los más importantes paladines de la independencia se pusieron de acuerdo, formaron un congreso que nombró emperador a Iturbide como Agustín I; al día siguiente, aquellos que pelearon a su lado ya peleaban en su contra. Nuestro primer presidente, Guadalupe Victoria, encontró a su peor enemigo en su vicepresidente, Vicente Guerrero, quien al llegar a la presidencia encontró a su peor enemigo en su vicepresidente, Anastasio Bustamante. Otros grandes antagonistas fueron Benito Juárez y Valentín Gómez Farías, siempre que fueron fórmula de gobierno.

Y esa tan lamentada invasión gringa en la que perdimos medio territorio todo mexicano la recuerda, pero casi ninguno conoce los pormenores. Mientras los ejércitos invasores avanzaban por territorio nacional nuestros líderes se peleaban entre si por el poder. Dos Marianos eran los protagonistas políticos de la época; el presidente Mariano Paredes, al mando del mejor ejército del que México había dispuesto en su historia, en vez de defender a la nación de la invasión lo usó para conservar el poder. El otro Mariano; Salas, estaba en la capital proclamando la monarquía. Los yanquis desfilaban sin mucho disturbio a Palacio Nacional.

Y en la famosa Revolución Mexicana todos nuestros ‘héroes’ se mataron entre si. Todos han pasado a la historia como buenos y tienen sus nombres en oro en el Congreso; pero el héroe Carranza mató al héroe Zapata, el héroe Obregón mató a los héroes Villa y Carranza y el héroe Plutarco Elías Calles mató al héroe Obregón. Por cierto que el héroe Calles fue expulsado del país por el héroe
Cárdenas.

El proyecto de Guerrero era quitar a Victoria, el proyecto de Bustamante era quitar a Guerrero; el proyecto de Santa Anna era quitar al que estuviera; el de Juárez fue quitar a Santa Anna y el de Díaz quitar a Juárez. Madero tuvo un proyecto: quitar a Díaz; Obregón quitar a Carranza y Calles quitar a Obregón. El proyecto de Fox era quitar al PRI…El proyecto del ciudadano López es quitar a Calderón.

El artículo completo a continuación:

MASIOSARE: UN EXTRAÑO ENEMIGO Por Juan Miguel Zunzunegui

Masiosare, ese extraño enemigo del que se hace mención en nuestro himno
nacional, ha reaparecido y está nuevamente entre nosotros:

profanó con su planta nuestro suelo y está listo para destruir a México. Lo
triste es que Masiosare es extraño pero no extranjero y de hecho ha estado
eternamente entre nosotros; el principal y más terrible enemigo que ha tenido
por siempre el mexicano y es el mexicano de al lado, dispuesto a hacerlo
pedazos.

Los mexicanos tenemos esa terrible y maravillosa tendencia a achacar todos
nuestros problemas a alguna misteriosa y maquiavélica fuerza ajena a nosotros:
perdemos el mundial porque el árbitro está en contra nuestra; en las olimpiadas
los jueces de la caminata están en contra de los mexicanos; Fernando platas no
le cae bien a los jueces de clavados y por eso lo califican mal; seríamos ricos
si los españoles no nos hubieran conquistado; seriamos potencia si los gringos
no nos hubieran quitado el territorio del norte y hubiéramos ganado el mundial
del 94 si Bora hubiera hecho los cambios y metido a Hugo. Por supuesto, López
Obrador hubiera ganado si no fuera por el complot de la derecha internacional
orquestado, con el cariño de siempre, por el osito Bimbo.

Nunca se nos ocurre pensar que los problemas de los mexicanos pueden ser culpa
de los mexicanos, principalmente porque somos enemigos unos de otros.

En casi todos los países del mundo, el ataque de un extranjero provoca la unión
del pueblo por más dividido que esté. Aquí nos divide más.

El presidente de TODOS los mexicanos (aunque hayan votado por otro partido) se
llama Felipe Calderón. El señor se fue a una gira por Europa que tuvo bastante
éxito y en la que desde luego nos dejó mucho mejor parados que su antecesor. En
esta gira hubo cosas interesantes, se promovió al país, se le dio buena imagen,
se dio confianza al inversionista…, pero las noticias en México le dieron más
importancia a los berrinches del Mico Mandante Chávez.

Calderón, representante de todos los mexicanos, habló de unidad en Latinoamérica
por encima de izquierdas y derechas.

Mico Mandante Chávez no perdió oportunidad para arremeter en su contra,
insultarlo y burlarse de él y por tanto, del pueblo de México.

De inmediato los diputados y senadores del PRD y otros partidos hicieron la
‘Cargada’…, pero del lado del Venezolano: es necesario restablecer la relación
con Venezuela, sin importar los insultos que su presidente inflija al nuestro.

Hace poco el señor Bush habló ante su parlamento, dominado por la oposición. Fue
presentado por la presidenta parlamentaria, de oposición también, quien en vez
de tomar la tribuna y manchar de café su bandera se dirigió a los presentes
diciendo: ‘Tengo el honor de presentarles al presidente de los Estados Unidos de
América’. No lo quieren, es su enemigo, su oposición, no es popular, pero es el
presidente.

Aquí lo obligamos a entrar a escondidas a la Cámara.

Calderón va a España a hablar con el presidente Zapatero y ese mismo día se le
adelanta el líder de su propio partido, un loco, radical, megalómano ansioso de
salir en los medios; para decir que Zapatero hace mal las cosas y que en
realidad no está combatiendo el crimen organizado y el terrorismo.

Esos errores no son casuales. Enemigos internos. ‘Fuego amigo’. Ya ni hablar del
gabinete alterno que dentro del PAN están formando los ex funcionarios, como
Abascal, Derbez y el mismísimo Fox. ¡Señores, ya se les acabó su sexenio, hay
que cerrar el ciclo, pasar a lo que sigue. Maduren!

Fox era muy malo para la diplomacia, terrible; pero lo que le hizo Castro de
grabarle conversaciones y publicarlas es una canallada, digna eso si, de un
dictador senil. Los diputados y senadores de la oposición fueron al monumento a
José Martí a colocar una ofrenda al pueblo cubano en desagravio…, ¡y nuestro
agravio… qué!

Hace cien años decía Porfirio Díaz: la razón por la que le va mejor a Estados
Unidos es que una vez que alguien gana la presidencia, el pueblo y los políticos
se le unen para trabajar por la nación. En cambio en México, en cuanto alguien
toma el poder, todos, enemigos y antiguos amigos, se ponen en su contra. Eso fue
hace cien años y pudo haber sido dicho ayer. Mexicanos al grito de guerra…
pero entre nosotros. Y este es el meollo del asunto, nos atacamos entre todos
cuando deberíamos unirnos porque es una costumbre histórica heredada de
generación en generación. Cuando México firmó su acta de independencia, el 27 de
septiembre de 1827, nuestro primer día como nación libre, comenzaron los golpes.
Unos querían un imperio, otros monarquía. De ellos, cada quien con un rey
distinto, Otros más se decantaban por la república, pero unos la querían federal
y otros centralista. Eso nos hizo pelearnos todo el siglo XIX. Cuando por fin
los más importantes paladines de la independencia se pusieron de acuerdo,
formaron un congreso que nombró emperador a Iturbide como Agustín I; al día
siguiente, aquellos que pelearon a su lado ya peleaban en su contra. Nuestro
primer presidente, Guadalupe Victoria, encontró a su peor enemigo en su
vicepresidente, Vicente Guerrero, quien al llegar a la presidencia encontró a su
peor enemigo en su vicepresidente, Anastasio Bustamante. Otros grandes
antagonistas fueron Benito Juárez y Valentín Gómez Farías, siempre que fueron
fórmula de gobierno.

Y esa tan lamentada invasión gringa en la que perdimos medio territorio todo
mexicano la recuerda, pero casi ninguno conoce los pormenores. Mientras los
ejércitos invasores avanzaban por territorio nacional nuestros líderes se
peleaban entre si por el poder. Dos Marianos eran los protagonistas políticos de
la época; el presidente Mariano Paredes, al mando del mejor ejército del que
México había dispuesto en su historia, en vez de defender a la nación de la
invasión lo usó para conservar el poder. El otro Mariano; Salas, estaba en la
capital proclamando la monarquía. Los yanquis desfilaban sin mucho disturbio a
Palacio Nacional.

Y en la famosa Revolución Mexicana todos nuestros ‘héroes’ se mataron entre si.
Todos han pasado a la historia como buenos y tienen sus nombres en oro en el
Congreso; pero el héroe Carranza mató al héroe Zapata, el héroe Obregón mató a
los héroes Villa y Carranza y el héroe Plutarco Elías Calles mató al héroe
Obregón. Por cierto que el héroe Calles fue expulsado del país por el héroe
Cárdenas.

El proyecto de Guerrero era quitar a Victoria, el proyecto de Bustamante era
quitar a Guerrero; el proyecto de Santa Anna era quitar al que estuviera; el de
Juárez fue quitar a Santa Anna y el de Díaz quitar a Juárez. Madero tuvo un
proyecto: quitar a Díaz; Obregón quitar a Carranza y Calles quitar a Obregón. El
proyecto de Fox era quitar al PRI…El proyecto del ciudadano López es quitar a
Calderón.

Y en torno a esto último deberíamos reflexionar, sobre aquellas palabras citadas
de Porfirio Díaz: ya es hora de que dejemos de unirnos para atacar al
presidente, ya es hora de que el proyecto de nación deje de ser quitar alque
tiene el poder.

Aunque el gringo promedio es Homero Simpson, son potencia mundial porque
trabajan en equipo y porque a pesar de todo respetan a sus instituciones y a su
presidente, mientras aquí Fernández Noroña trata de salir en la tele golpeándose
contra el Estado Mayor.

En este momento decisivo de nuestra historia vemos una vez más a Masiosare
enfrentando a todos contra todos. El ciudadano López Obrador está dispuesto a
destruir y reventar este país antes de dejar que lo gobierne alguien que no sea
él.

Dicen que el pueblo unido jamás será vencido… ¿cuándo será el día en que
México esté unido? Tal vez ese día si logremos derrotar a Masiosare, ese extraño
enemigo.

15 Responses to “Masiosare: un extraño enemigo”

  1. rpina1 Says:

    interesante y tristemente cierto.

    “Cada pueblo tiene el gobierno que se merece”

    volvemos a la misma recomendación de siempre, cambiemos nosotros primero y luego el gobierno lo hará solo.

  2. Carlos Says:

    yo sinceramente pienso que todo está perdido… no quiere decir que esté de acuerdo con el gobierno y que tengo la misma postura que ellos… pero eso de “cambiemos nosotros primero y luego el gobierno lo hará solo.” se tiene que aplicar a la mayoría de nosotros y es ahí donde yo veo que está todo perdido.

    Yo quiero ver que cambie la mafia de los tianguis, tepito, los que se dedican a robar partes de carros (que por cierto fui clientazo de ellos), los Dres. sin escrúpulos que te dan esperanza con tal de sacarte dinero, el político que lo único que quiere es su bien personal y no de los que representa, uno de esos 20 duenios de México que cediera un poco su ambición por hacer un bien social o permitir libre competencia… por mencionar un par de casos

    No, eso de “pon tu granito de arena” no sirve para nada aquí. Como siempre lo he dicho, se tiene que hacer algo MUY drástico para cambiar el rumbo, por lo menos para cambiarlo en los próximos 20 anios.

  3. rpina1 Says:

    Si el problema es que hemos dejado a Masiosare solo haciendo de las suyas por mucho tiempo ya.

    Sin embargo no estoy muy seguro de que algo drástico sea la solución, por ahí leí que es común también en los mexicanos pensar que se necesita de un gran acontecimiento para que todo cambie pues es un sentimiento muy arraigado en nuestra pisque y nuestra cultura. Por ejemplo, cuando los Aztecas eran los dueños del poder y oprimían a los demás indígenas tuvieron que llegar los españoles para que esa situación cambiara; después cuando los españoles nos traían como su puerquito, tuvo que suceder una guerra violenta (ojo: organizada por los criollos) para que eso cambiara; después cuando esos mismos criollos (ahora Mexicanos) eran los dueños del poder y hacían lo que querían, tuvimos que armar una revuelta para que ese poder cambiara (de manos).

    El “cambio” democrático no tuvo ese aderezo de violencia (como nos gusta) que hiciera que la situación en realidad “cambiara” por eso dicen que no sirvió para nada; pero como les he platicado nuestra historia se podría resumir en ese eterno esperar por “algo drástico” que nos salve y nos saque de la pobreza pero tristemente, y siendo más pesimista, no creo que sirva para nada.

    A mi solo me queda pensar que es momento de intentar un nuevo enfoque y cambiar “drásticamente” nuestro enfoque hacia. la educación, el respeto a las leyes, la honestidad, etc. claro que por supuesto que desde luego que no nos va a tocar a nosotros ver el resultado pero en algún momento se tiene que empezar.

    ….

    Y si eso no funciona hay que salirnos de México….ah no eso ya lo hice.

  4. Carlos Says:

    “es común también en los mexicanos pensar que se necesita de un gran acontecimiento para que todo cambie ”

    Así ha sido desde los tiempos que tú mencionas. El “cambio” democrático que, como bien dices fue solamente cambio del poder no tanto de la situación, es un buen comienzo. Cominezo que sin embargo sucede un poco tarde.

    Sinceramente no estoy esperando que pase un gran acontecimiento. Sé que no va a pasar, al menos no en el futuro cercano. Solamente mencioné que creo que eso se necesita, pero dudo mucho que vaya a pasar. De lo contrario, pudiera ser que todavía estuviera en México

    También creo que yo tengo un enfoque drástico (respecto al del gobierno mexicano) en cuanto a la educación y los demás ámbitos que mencionas. Lamentablemente no basta con que yo o tú, o muchos de los paquesepenses tengan ese enfoque. Como lo mencioné en el comentario anterior, tiene que ser la mayoría y ahí es donde todo se viene abajo.

  5. rpina1 Says:

    La palabra misteriosa de hoy fue: “paquesepenses” – dicese de, o gentilicio de los visitantes asiduos a PaQueSepas.

    En efecto, yo también creo que es muy dificíl que suceda y muestra de mi poca fé es que también preferí salir de México; da lástima (o lastima cuál es la diferencia??) y vergüenza darse cuenta, al tener contacto con otras culturas y sociedades, que lo que realmente nos hace falta no es dinero, ni estar en el primer mundo sino educación y principios.

  6. Carlos Says:

    Paquesepenses confirmados: Vivi, Paoli, Manuel, Rodrigo, Homar, Johny, supongo que el Dan le da también sus leídas aunque en estos últimos días no ha comentado, Incienso y yo

  7. Manuel Says:

    Pregunta sobre el tema interesante, quien es el Paquesepenses más asiduo?

  8. Carlos Says:

    Dependiendo a qué te refieras como asiduo? Al que más lee paquesepas? El que más comenta? El que más post sube?

  9. Manuel Says:

    Que te parece en los tres sectores que mencionas, jejeje.

  10. Homar Says:

    Pues yo pienso que lo mejor para México sería una dictadura. Espero en Dios y no sea una dictadura con nuestro mas posible prospecto “el rayito de esperanza”.


  11. […] @ 13:53 hrs +0000 UTC Por ahí en otro post comentábamos que para que la situación en México cambie es necesario un suceso drástico. Así […]

  12. Te Maldigo Says:

    Buena recolección de eventos pero termina haciendo vizcos y mareado : Lopez Obrador solo defiende algo que para prácticamente el 50% de los votantes quedó también en tela de juicio, es justo y es sensato reclamar, demandar y ser contrapeso tras una elección tan dudosa, claro sin bloquear Reforma, esas son tonterías pro decir lo menos. Tras unas elecciones tan llenas de inmundicia y ver como la clase poderosa se lanzó al ataque no queda más que una obvia duda.

    Pero faltó mencionar ese otro factor pasivo-decisivo: el bruto mexicano, ignorante, ignorante, idiotizado, indolente, creyente y ahora hasta aspiracional solo por que donde trabaja de esclavo le prestan la PC y puede comprar a paguitos.

    El pueblo mexicano lavado de cerebro y usado en estas ultimas elecciones como carne de cañon por la clase empresarial mexicana, ahora son oficinistas antes eran los sindicalizados pero siempre hay de esto.

  13. Leo Says:

    De algún modo estoy de acuerdo con la teoría de que los mexicanitos somos nuestro propio enemigo y nuestra mentalidad es derrotista y siempre en busca de disculpas para nuestros fracasos. En eso el artículo tiene razón. No obstante el meta mensaje que propone es verdaderamente dudoso, de parte de quien está: aceptar y colaborar con un gobierno y un “presidente” que no demostró su legitimidad. Se puede pensar que soy uno de esos que gritan como merolicos “espurio”, cada vez que ven la imagen de Calderón. Pero no, ni simpatizo con AMLO ni estoy obsesionado (como Zunzunegui lo está con el susodicho y los perredistas), en contra del gobierno de Calderón, simplemente no termino de creer lo que el grupo en el poder y la iglesia hicieron con nuestras decisiones.

    En el artículo “Masiosare …”, hay un párrafo en donde el autor se indigna por la conducta de Castro al grabar y publicar las llamadas de Fox; cito: “Fox era muy malo para la diplomacia, terrible; pero lo que le hizo Castro de grabarle conversaciones y publicarlas es una canallada, digna eso sí, de un dictador senil. Los diputados y senadores de la oposición fueron al monumento a José Martí a colocar una ofrenda al pueblo cubano en desagravio.. ., ¡y nuestro agravio… ¿qué?!”.

    Del mismo modo hago la pregunta al recordar el hecho de que Calderón no demostrara su legitimidad, y ya no hablo del triunfo del pasmado de Obrador, sino su propio triunfo. El hecho de poner militares afuera de las sedes del IFE y negarse a una transparencia electoral nos resulta ofensivo es una canallada. Que cooperemos con el “presidente” después de que se robó unas elecciones ¡y nuestro agravio… ¿qué?!, es lo mismo que los crímenes cometidos por la santa iglesia y ahora con decir “mea culpa” quieren expiar sus faltas: olvidemos todo y cooperen conmigo…. ¡y nuestro agravio… ¿qué?!, nuestro derecho a la transparencia… ¿qué?, nuestro poder de decisión… ¿qué?. ¡A la mierda con el señor “presidente” y con su grupo que quiere manipularnos con sus conocimientos históricos, con retórica y con alardes de grandeza!

    Hay con quienes algunos no pueden hacerse los condes. A mí no me imponen los títulos.

    Quién es Juan Miguel Zunzunegui: aquí está en sus propias y arrogantes palabras

    http://cavernadezunzu.tripod.com/id5.html

    Como verán Zunzu, se formó en la Universidad “Anuahuac”, creo que quiso decir Anáhuac, pero en fin… esta red de universidades pertenece a Los Legionarios de Cristo, vean esto:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_An%C3%A1huac

    Y quienes son los Legionarios de Cristo: un grupo perteneciente al Opus Dei, ¿qué es el Opus Dei? : échenle un vistazo a esto:

    http://video.google.com/videoplay?docid=6364227670311387020

    http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=38155

    No dudo ni tantito que nuestro amigo Zunz participe en este proyecto evangelizador de la ultraderecha eclesiástica. Este escritor es uno más de los obsesionados con López Obrador y su carnal Marcelo, y si no me creen lean sus artículos, hay unos que son buenos y valen la pena, pero en su mayoría son dirigidos a lo que mal llaman izquierda mexicana, como si su tarea fuese llegar a cierto grupo de lectores con su mensaje, que a todas luces es de ultraderecha. Salvémonos de las garras de la iglesia así como de las del gobierno.

    Un saludo: Leonardo Amaro


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: