La tercera es la vencida, digo después de la 24…

10.09.2008 @ 17:41 \05\Wed, 10 Sep 2008 17:41:30 +0000\30 +0000 UTC

Después de 24 matrimonios fallidos, un porteador y peón agrícola del este de Nepal dice que finalmente encontró la felicidad, con su esposa más reciente.

Parece que se debe a que, a diferencia de las anteriores, esta vez se trata de una unión bien avenida.

Ramchandra Katuwal, del municipio de Khandbari en el distrito de Sankhuwasava, y su esposa Sharada hace poco celebraron el séptimo aniversario de su boda.

Katuwal, de 49 años, dice que este último matrimonio ha sido “un viaje de felicidad”.

Sin embargo, el sendero que recorrió antes estuvo plagado de hoyos y baches.

Se casó por primera vez cuando tenía 26 años, en su hogar, situado a unos 600 kilómetros al este de Katmandú, la capital.

A partir de ahí su vida transcurrió de un matrimonio desastroso al siguiente.

Fugas

Su primera esposa sentó un precedente que muchas de sus sucesoras repitieron: se fugó con un amante.

 

Ramchandra Katuwal
 Yo quería una esposa porque un hogar no es un hogar sin una esposa 
Ramchandra Katuwal

 

“Mi segunda mujer también huyó”, dijo, “y la tercera”.

De todas las mujeres que tuvo en ese período de 16 años, Katuwal dice que sólo recuerda claramente a nueve.

“Cuando mi esposa número 24 también se fugó, decidí no casarme más”, explicó.

Pero su decisión sólo duró hasta que conoció a Sharada, con quien contrajo nupcias cuando ella tenía 23 años.

Katuwal dice que ahora es tan feliz que ha jurado no casarse nunca más.

Lo que sí quiere hacer es centrarse en la educación de sus hijos, que asisten a una escuela primaria cercana, uno de ellos con una beca belga.

Pobreza

Delgado, de apariencia robusta y con arrugas, Katuwal no tiene propiedades y lucha para sobrevivir.

Incluso la casucha con el techo de paja en que viven está situada en tierras del estado.

Él señala que su constante lucha contra la pobreza puede haber sido la causa por la que tantas esposas lo dejaron.

A pesar de que los porteadores en este país del Himalaya son famosos por su fuerza, ya que suelen transportan en sus espaldas cargas de más de 45 kilogramos durante muchos kilómetros de terreno montañoso, se trata de un trabajo mal pagado.

¿Y por qué, a pesar de tantos fracasos, decidió casarse otra vez?

“Yo quería una esposa porque un hogar no es un hogar sin una esposa”, dijo.

One Response to “La tercera es la vencida, digo después de la 24…”

  1. Carlos Says:

    no no no… ahí hay algo extranio… cómo que todas las esposas se le “fugaban”? Como que ahí hay una falla y no creo que únicamente radique en su situación económica.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: